• Press Releases
  • In the news
  • Customers
  • CSR
  • Careers
In the News

Comentarios que cuestan...

Cada vez más personas ingresan desde sus trabajos a sitios web 2.0, como Facebook y Twitter. La educación es la mejor manera para evitar fugas de información confidencial o fallas de seguridad.

 

La utilización de sitios web 2.0 en las oficinas se está convirtiendo en un dolor de cabeza para muchas compañías. Cuando un empleado decide actualizar su estado en Facebook o enviar mensajes por su cuenta de Twitter desde su computador en el trabajo, también podría estarse exponiendo a recibir virus informáticos, a revelar información confidencial a extraños o, peor aún, a abrirle una puerta en los sistemas corporativos a piratas informáticos.

Esta clase de páginas en internet se caracteriza por contar con herramientas para que sus usuarios actualicen y creen los contenidos que otras personas verán, comentarán o copiarán con toda libertad. Además de Facebook y Twitter, hay otras páginas muy populares como MySpace, LinkedIn y Sónico.

Según Andrés Guzmán, director jurídico de la firma Adalid Abogados, los mayores inconvenientes provienen del poco conocimiento que tienen los colaboradores del valor real de la información que gestionan las organizaciones y que los lleva a escribir cosas que podrían ser usadas por competidores o maleantes. "El empleado incurre en serios problemas legales cuando inocentemente pone datos confidenciales que la empresa no quiere difundir", comenta.

Cuando un colaborador comenta la ubicación de su jefe (cuando está de vacaciones, por ejemplo) o publica fotografías donde aparece la disposición de los puestos de trabajo (como en los cumpleaños), podría ayudarles a bandas criminales a hacer seguimiento de personajes o determinar la ubicación de elementos al interior de la empresa.

Germán Otálora, gerente de estrategia de seguridad y privacidad de Microsoft, comenta que la capacitación y las campañas de concientización sobre estos riesgos se convierten en la mejor forma para que cualquier compañía se asegure de que sus empleados utilizan la información de forma adecuada. "Las organizaciones deben explicarles claramente a sus empleados que existen datos privados, que son pieza clave para el engranaje de la institución, y datos públicos que son de uso exclusivo para clientes o colegas", dice.

También es importante que los empleados comprendan que si entregan datos clave para la integridad del negocio, como secretos industriales o partes de bases de datos (el nombre de un cliente importante), la empresa tiene todo el derecho de emprender acciones legales contra él, así lo haya hecho sin mala intención.

 

See the complete article from here

Security Redefined. Copyright 2012-2014, AuthenWare Corporation. All rights reserved - info@authenware.com Privacy Policy   | Site Map